Guiso de mejillones con chorizo

Guiso de mejillones con chorizo

Ingredientes principales

  • Ajo
  • Hoja de laurel
  • Cebolla
  • Pimiento rojo
  • Chorizo
  • Patatas
  • Pimentón
  • Caldo de pescado
  • Mejillones
  • Aceite de oliva

Preparación de la receta

Para comenzar sofreímos en una sartén con aceite el ajo laminado, una hoja de laurel, una cebolla picada y pimiento troceado.

Cuando esté dorado añadimos el chorizo y las patatas cortados en rodajas.

Damos un toque de pimentón al sofrito y removemos.

Después vertemos el caldo de pescado hasta cubrir e incorporamos los mejillones hasta que se abran, durante unos 15 minutos.

Emplatamos y servimos.

Mejillones dos maneras

Mejillones dos maneras

Ingredientes

Para 2 personas:

  • 400 gr. de mejillones
  • 1 patata pequeña
  • 1 boniato pequeño
  • aceite de oliva
  • sal

Para la salsa de curry rojo:

  •  30 gr. de curry
  • 1 diente de ajo
  • 60 ml. de nata
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vaso de caldo de pescado
  • 1/2 copa de vino blanco
  • aceite de oliva

Para la salsa de vino blanco:

  • 30 ml. de vino blanco
  • 1 diente de ajo
  • 60 ml nata
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cebolla vinagre de Módena
  • aceite de oliva

Elaboración

Pocha la cebolla con una pizca de sal, agrega el vinagre de módena y deja cocinar.

Limpia y prepara los mejillones. Pica el ajo. Reserva.

Pela la patata y el boniato, córtalas en rodajas con la mandolina y hazle agujeros con una dulla o un descorazonador. Fríe en aceite y reserva.

Pon en una sartén con aceite el ajo picado y saltea la mitad de los mejillones.

Añade una cucharada de harina, la cebolla pochada y el vino blanco.

En otra sartén con aceite, pon un diente de ajo picado, una cucharada de harina, el curry, el caldo de pescado y el vino blanco.

Sala las dos salsas y añade un chorrito de nata en cada una. apa y cocina un par de minutos.

Cuando todo esté listo sirve y acompaña con los fritos.

Garbanzos con mejillones

Garbanzos con mejillones

Ingredientes:

  • 250 g de garbanzos en conserva
  • 250 g de mejillones
  • 200 g de tomate triturado
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta
  • Albahaca fresca
  • Orégano fresco
  • Perejil fresco

Elaboración:

Para empezar, picamos el ajo y lo doramos en una cazuela con un chorro de aceite y una pizca de sal.

Seguidamente, incorporamos el tomate triturado, un poco de azúcar, pimienta y dos ramilletes de albahaca.

Tapamos y lo dejamos cocer a fuego medio durante 15 minutos.

Mientras tanto, lavamos los mejillones.

En una cazuela, echamos los mejillones para que se abran con un buen chorrito de vino blanco, sal y pimienta. Tapamos.

Escurrimos los garbanzos en conserva y los pasamos por agua para limpiarlos. Los reservamos.

Cuando los mejillones estén abiertos, los escurrimos y les quitamos las conchas, reservando el caldo de cocción y colándolo.

A continuación, retiramos el ramillete de albahaca de la salsa de tomate.

Incorporamos a la cazuela los garbanzos escurridos, los mejillones sin concha y su líquido de cocción que teníamos reservado.

Añadimos también las tres hierbas frescas picadas y servimos.